Dirección de arte: Still Live
+Halle.2014 
Dirección de arte: Still Live
+Halle.2014 
Dirección de arte: Still Live
Normann Copenhagen.2014 
Dirección de arte: Still Live
Minotti.2014 
Dirección de arte: Still Live
Bonaldo.2013 
Dirección de arte: Still Live
Bonaldo.2014 
Dirección de arte: Still Live
Rugine.2014 
Dirección de arte: Still Live
Pedrali.2014 
Dirección de arte: Still Live
Wogg.2014 
Dirección de arte: Still Live
Fermob.2013 

Dirección de arte: Still Live

La comunicación de la oferta mediante un catálogo de calidad es un punto fundamental en el sector del hábitat. Al igual que el diseño de los productos, este medio de comunicación ha variado mucho a lo largo del tiempo, no únicamente en cuanto a formato y grafismo se refiere, sino, sobre todo, en relación al tipo de fotografía, dirección de arte y estilismo empleados.

Las fotografías ambientales donde se escenifica un lugar vivido, en el que el usuario se puede imaginar fácilmente inmerso en él, han dejado paso a reinterpretaciones más abstractas donde el producto se ensalza a través de una arquitectura que enmarca y refuerza a los elementos presentados.

Liderado por empresas escandinavas como Hay, +Halle o Bolon, existe una corriente que presenta a los productos como si se tratara de auténticos cuadros de arte. La clave es una concepción en forma de bodegón, donde cada elemento está cuidadosamente ubicado espacialmente para crear composiciones equilibradas. A través de esta idea de “Still Live” las paredes, el suelo y los elementos de decoración externos, se alinean para desarrollar esquemas de gran impacto visual que resultan ampliamente sugestivos.

La arquitectura empleada en este tipo de fotografías se fundamenta en la superposición de planos de diferentes colores, tamaños y acabados. A menudo actúan como capas recortadas que enmarcan a la zona de disparo fotográfico, dejando al descubierto la parte “supuestamente” fuera del campo visual de de lo que sería una fotografía convencional. Con ello se focaliza el punto de atención de la composición y se emplea el resto del espacio como un segmento más al que hay que encuadrar, nivelar y compensar dentro de la composición.

La utilización de esta idea para la dirección artística, además de tener diferentes variaciones y niveles de contundencia según la empresa que la utiliza, se adapta a las referencias estéticas de la marca y el producto presentado a través de una correcta selección de materiales y acabados en los diferentes planos que componen la arquitectura. Esta variación o contraste se ejemplifica perfectamente en firmas como Bonaldo o Minotti, quienes se han decantado por la abundancia de planos superpuestos y por la utilización de superficies texturizadas, en colores cálidos o con grafismos con las mismas referencias estéticas que los productos presentados. Por otra parte está el caso de la firma Normann Compenhagen donde la paleta cromática de los planos es cuidadosamente seleccionada cada temporada priorizando los efectos de contraste.

Otro aspecto importante es la adopción de este recurso por parte de las firmas italianas. Éstas adaptan la concepción de bodegón del norte de Europa y lo mezclan con su majestuosa concepción estilística tradicional basada en la ejecución de composiciones elegantes donde existe una máxima atención a los detalles, una cuidadosa selección de materiales y una estratégica selección de ángulos de toma fotográfica. En este apartado se encentran las últimas direcciones de arte de  las firmas Pedrali, Rugine, Castelli, Mattiazzi, Mutina, Azzurra o Discipline.

También se detecta casos interesantes en el mercado francés como el de la empresa Fermob, el alemán con la firma Zeitraum y en el suizo con la nueva dirección de arte de Wogg.

2014  Trendhal ©

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.